Trevélez y Teruel, porque no todo el buen jamón es ibérico

Publicado por: En: Jamón En: Wednesday, November 12, 2014 Comentario: 0 Hit: 971

Jamón de Trevélez y Teruel - No todo son jamones ibéricos

Entre las cosas que un turista extranjero identifica con España siempre aparece la palabra jamón. Es una estrella de nuestra gastronomía. Lo ideal es acudir al jamón ibérico, pero no siempre es posible. Lo bueno es que España sabe hacer excelente jamón sin el concurso de los oscuros cerdos ibéricos. 

El jamón serrano o jamón blanco procede de alguna variedad de raza de cerdo blanco, y el jamón se distingue fácilmente por el color de la piel del pernil. Se le denomina serrano cuando se cura en clima de sierra, frío y seco. Este jamón diferencia tres calidades según su curación: jamón bodega, jamón reserva y jamón gran reserva. 

Hay varias zonas de producción, pero dos de las más destacadas son Trevélez (Granada) y Teruel. Ambas son denominación de origen protegida.

Jamón de Trevélez ¿Qué lo hace especial y de donde procede?

Llegamos a Granada, con el jamón de Trevélez, de cerdo blanco, con pata y corteza de forma redondeada. Es uno de los jamones con menos grado de salazón utilizado para su curación, teniendo por tanto un bajo contenido en sal. Además, su consumo ayuda a rebajar el nivel de colesterol en sangre.

Trevélez es uno de los pueblos más altos de España a 1.476 m. El término municipal de Trevélez forma parte del Parque Natural de Sierra Nevada, y se ubica en su vertiente norte. A 1.476 metros de altitud (se dice que es el pueblo más alto de España, aunque en realidad lo es Valdelinares), se encaja en las laderas del Mulhacén y disfruta del aire fresco y limpio con el que se curan sus afamados jamones.

El proceso llevado a cabo comienza con la salazón, como decimos, en menor medida que la que encontramos en otros jamones. A continuación se realiza un lavado para que la pieza quede libre de sal superficial. El jamón se seca de forma natural, permitiendo que la sal penetre hasta el interior del jamón. Por último, las piezas se secan atendiendo a valores de temperatura y humedad. 

La mirada del viajero tiene el límite blanco de las crestas de Sierra Nevada y los fragosos barrancos, pintados siempre por el verde de una vegetación singular, lugar ideal para la práctica del senderismo, goza también de la característica esencial que define la imagen de lo alpujarreño.

Se trata de una arquitectura singular en sus viviendas, perfectamente adaptadas a lo quebrado del terreno y a la climatología de la zona, que se ordenan en estrechas calles donde perdura la memoria de su pasado morisco.

 

Jamón de Teruel, la alternativa perfecta al jamón ibérico

La otra parada de nuestra ruta es el jamón de Teruel, fue el primero de España avalado por una Denominación de Origen.

Teruel es el destino donde disfrutar del turismo cultural en estado puro. El jamón se caracteriza por su forma alargada, perfilada y redondeada, por un sabor peculiar, delicado, poco salado. Su aroma característico es suave, agradable, sugestivo y de aspecto apetitoso debido a su color brillante al corte.

Para conseguir jamones como los turolenses se aplican ciertas condiciones. Las razas admitidas son Landrace, Large White y Duroc, además la altura a la que se cría el animal no puede ser menor de 800 metros. Evidentemente, para que un jamón pueda obtener la Denminación de Origen debe ser criado y secado en un municipio de Teruel.

En sus miles de años de historia, la provincia de Teruel ha sabido conservar atractivos patrimoniales tan destacados como la arquitectura mudéjar o el arte rupestre levantino, ambos reconocidos por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Y a su lado conjunto histórico-artísticos que, como en el caso de Albarracín, Mirambel o Rubielos de Mora, demuestran el esplendor alcanzado por estas tierras en época medieval. Para los  amantes de la historia, el patrimonio arqueológico, el arquitectónico, en definitiva, Teruel es el destino donde disfrutar del turismo cultural en estado puro.

Comentarios

Deja tu comentario