Jamón ibérico sin conservantes - Jamón natural de bellota

Publicado por: Tamara Martín En: Jamón En: Thursday, July 5, 2018 Comentario: 0 Hit: 245

Jamón ibérico sin conservantes, natural

 

Muchas veces nos preguntamos de qué está hecho el jamón, o cómo llega a ser elaborado este producto hasta su venta final. La respuesta es muy sencilla, está elaborado de manera artesanal, sin conservantes, de forma natural. Desde nuestra tienda online podrás comprar jamón ibérico natural de forma sencilla.

jamon iberico sin conservantes

Crianza del Cerdo Ibérico

 

Para elaborar un jamón ibérico, tendremos en cuenta las patas traseras del cerdo. Con patas delanteras del animal obtendremos las paletas ibéricas.

 

El resto de las piezas del animal las utilizaremos como producto cárnico (como carrillera, presa ibérica, solomillos, etc) y  para elaborar los diferentes embutidos como lomo, salchichón, chorizo, etc.

 

Los animales se crían durante más de 18 meses en las dehesas de toda la península en libertad comiendo principalmente bellota, su comida favorita, a parte de cereales y piensos seleccionados, sin ningún conservante y naturales.

 

Durante este período están los cerdos en continuo movimiento, con baños refrescantes y buena alimentación, que junto con su raza hacen que este animal crezca con más estilizado y fino que otras razas de cerdo y con una mayor infiltración de grasa, haciendo que su carne sea más jugosa y nutricional.

 

Proceso de curación del jamón ibérico

 

Una vez alcanzado el peso óptimo del cerdo, pasará a la fase del sacrificio para su despiece y posterior salazón y curación.

 

En la fase del despiece se recortan de forma redondeada las partes delanteras y traseras del cerdo obteniendo así las paletillas y jamones respectivamente.

 

En el proceso de salazón pondremos todas las piezas de jamones cubiertas de sal marina aproximadamente un día por kilo. Cuando haya transcurrido la mitad del tiempo estimado, se dará la vuelta a la pata del jamón para que se distribuya así la sal de manera uniforme.

Se dejan en cámaras para mantener una temperatura estable entre 0 y 5 grados y poder también conservar una humedad entre 75% y 90%.

 

Y te preguntaras ¿por qué se cubre en sal? Como verás es no tiene conservantes ni colorantes. Y el motivo es para que la pieza de jamón de deshidrate de manera natural y aflore así los aromas y colores típicos del producto, como para que su conservación sea óptima.

 

Tras este período, hay que retirar la sal y lavar cada pieza de manera individual con unos cepillos especiales y colgarlos en las cámaras entre 30 y 60 días, dependiendo de la pieza de jamón, y conservar la humedad (entre 85% y 90%)y con una temperatura entre 0ºy 5º. Tras estos días, llevamos las piezas a un secadero natural donde cada pieza de jamón se irá secando y la grasa del jamón se irá fundiendo de manera equilibrada por toda la pata.

 

Permanecerá en este proceso de secado entre 6 y 9 meses, dependiendo del jamón, con luminosidad y controlando la humedad, ventilación y temperatura.

Este proceso hará que cada pieza tenga un sabor y aroma óptimo y de alta calidad.

 

Consumo de jamón ibérico

 

Una vez que la pieza de jamón haya pasado por los diferentes procesos citados anteriormente, ya están curados  y estarán listos para su consumo.

 

Ahora sólo queda poner el la pieza del jamón ibérico en un jamonero y empezar a cortar y comer! Podremos saborear las distintas partes de la pata del jamón por sus diferentes características.

 

Como hemos observado el jamón no tiene ningún aditivo, ni conservante. Se elabora de manera muy artesanal y de forma natural. Es un proceso largo, pero todo lo bueno se hace esperar.

 

En Tradición del Gourmet puede encontrar los jamones enteros o si lo prefiere se lo podemos lonchear a cuchillo y envasar al vacío, ¿a quien le apetece una ración?

Comentarios

Deja tu comentario